viernes, 21 de marzo de 2014

"La nuclearización del mundo" (Jaime Semprun, 1980)

Publicado originalmente el 17 de octubre de 2011 en el blog Horitzons inesperats.


Prueba nuclear francesa en el Océano Pacífico. Publicada por James Vaughan en Flickr.

La nuclearización del mundo. Jaime Semprun. Ed. Pepitas de Calabaza, Logroño, 2007. Edición original: La nuclearisation du monde (Éditions de l'Assommoir, 1980).

"Como las dos o tres catástrofes que todavía faltan al texto para cobrar pleno sentido son evidentemente tan "imposibles" como las precedentes, es de temer que sus méritos sean demostrados de una forma tan aplastante que después de la demostración no quede nadie para reconocerlos."

Jaime Semprun, prólogo a la reedición de 1986 para Ediciones Gérard Lebovici de La nucléarisation du monde.

El 3 de agosto de 2010 murió Jaime Semprun, escritor, ensayista, traductor y editor francés (nacido en París en 1947). Con él se perdía una de las voces más inquietas e inconformistas de las últimas décadas.

El libro que aquí comento, y que llega a nuestras librerías gracias a la Editorial Pepitas de Calabaza, es una crítica demoledora a la energía nuclear y al totalitarismo democrático.

Sin duda su rasgo más característico es el uso de la sátira disfrazada de apología. Todo el libro entero es un falso alegato a favor de la energía nuclear escrito desde el supuesto punto de vista de un periodista, no experto en la materia, que después de documentarse sobre las ventajas de esta tecnología se dedica a predicar la "buena nueva " de la nuclearización del mundo. Así, Semprun dedica la mitad del libro a desacreditar los detractores de la nuclearización, y la otra mitad a elogiarla a dicha tecnología y sobre todo a las élites del gobierno tecnológico de la sociedad, que son capaces de determinar lo que es lo mejor para ella sin que a ésta le quede otra opción "racional" que asentir ciegamente .

Como muestra de la fina línea que separa el sarcasmo de Semprun del discurso oficial basta con la primera frase del texto:

"El debate democrático que hoy por hoy se pretende suscitar desde las más altas esferas del Estado entre una opinión reticente tiende a recoger fielmente la aquiescencia de la población, a través de sus calificados representantes, a las decisiones tomadas en materia de energía nuclear."

Empezar un libro afirmando que las "más altas esferas del Estado" pretenden "suscitar" un "debate democrático" sobre la energía nuclear es toda una declaración de intenciones.

Este tono sarcástico puede llegar a resultar pesado e incluso irritante en algunos momentos, pero en otros da lugar a grandes muestras de humor negro, como la de la cita del prólogo que he reproducido arriba. Esto ayuda a poner el énfasis en la dominación tecnocrática de las masas ignorantes y pasivas (que es el tema real del libro) por encima de los detalles técnicos por los cuales el uso de la energía nuclear es rechazable.

La naturaleza de los riesgos de esta tecnología, que afectan al planeta entero y a una escala de tiempo de miles de años, la hace un caso único y un ejemplo paradigmático de la locura en la que la humanidad está metida. Dichos riesgos se imponen como hechos consumados a una sociedad cuyos esquemas mentales están dominados por el individualismo, la incertidumbre, la utilización inflamatoria del odio y el recelo hacia la otro, y el concepto de "seguridad en el poder" que es el corolario de todo lo anterior.

Podemos preguntarnos qué sucedería si se diera la combinación entre un accidente nuclear y una catástrofe natural que impidiera materialmente o dificultara en gran medida la lucha continua que se libra contra los reactores accidentados. ¿Qué hubiese sucedido si el terremoto de Fukushima hubiese abierto una gran grieta alrededor de la central impidiendo el acceso de los equipos de emergencia? ¿Y si un accidente coincidiese con una grave epidemia? ¿O un conflicto militar? ¿O un ataque terrorista?

La traducción española a cargo de Miguel Amorós incluye algunas notas a pie de página que dejan en evidencia algunos de los responsables de la nuclearización en España, citando algunas declaraciones entre chulescas y prepotentes. Hubiera añadido interés a estas notas alguna referencia a la flagrante ocultación de datos y engaño a la población que se produjeron después del Accidente nuclear de Madrid de 1970 [1], y que nunca ha sido oficialmente corregido; ni siquiera después de la "lección" añadida que debería haber supuesto Vandellós I.

La lectura de La nuclearización del mundo es especialmente recomendable a quienes sostienen todavía los planteamientos ecologistas ingenuos y bienintencionados, según los cuales simplemente "debemos poner" (¿nosotros? ¿quién?) en una balanza las ventajas y los inconvenientes de diferentes alternativas tecnológicas, para que así "la sociedad" se decante a favor de las menos malas. A este discurso siempre le ha faltado la constatación de que mientras unos elaboran power points para "enriquecer el debate", otros toman las decisiones, simplemente porque pueden. Y no sirve de nada convencer a la mayoría de la gente de algo sin incidir en los mecanismos del poder y la toma real de decisiones. Una tarea difícil, pero necesaria.

[1] Ver mi artículo sobre este accidente en el blog Horitzons inesperats: L'accident nuclear de Madrid (Espanya, 7 de novembre del 1970).